Presentado por: Adidas
Saltar al contenido

Pinochet horas antes de la final de vuelta contra Olimpia: «Gana el Colo Colo 2-1. Ya. Si pierde, pierde nomás»

En las horas previas a la final de vuelta entre Colo Colo y Olimpia, durante la mañana del 5 de junio de 1991, las autoridades presentes en La Moneda debieron responder una singular pregunta de los periodistas que allí se desplegaron: ¿Cómo saldría el Cacique esa noche?

El primero en contestar fue el presidente de la República Patricio Aylwin quien, pese a no tener mucho conocimiento de fútbol, entregó una respuesta diplomática.

«Ojalá sea un partido muy limpio, que nos deje muy buen puesto y que nos dé la satisfacción de un hermoso triunfo. Yo soy muy poco entendido como para hacer pronósticos en esas materias«, dijo el jefe de Estado.

Al ministro del Interior, Enrique Krauss, le preguntaron lo mismo aunque también sobre qué sentido tenía el duelo entre Colo Colo y Olimpia.

«2-1 Colo Colo. El sentido propio de un encuentro deportivo. Muy significativo desde el punto de vista de lo que es una expresión de la cultura básica de un pueblo como es el deporte pero no más que eso. Aquí no se están definiendo situaciones de otro orden. Es un encuentro deportivo, no más ni menos que eso», explicó Krauss, quien una semana antes había estado en Asunción para presenciar la final de ida.

En el retorno a la democracia, Augusto Pinochet seguía siendo el comandante en jefe del Ejército. Y también debió someterse a esta pregunta, aunque su respuesta fue más breve.

«Gana el Colo Colo 2-1. Ya. Si pierde, pierde nomás», manifestó Pinochet mientras era captado por las cámaras subiéndose a su automóvil a la salida de La Moneda. Durante esa jornada, el militar se había reunido con Aylwin en el palacio presidencial en el contexto de la visita del Comandante en Jefe del Ejército de Uruguay, Guillermo de Navas (ver foto principal). A este último también se le preguntó por la final.

«Tendría que sacar el pañuelo y llorar porque le hicieron cuatro goles a mi cuadro Nacional. Pero deseo que se desarrolle el partido como corresponde entre dos países hermanos, Paraguay y Chile, y que gane el mejor. Ya le digo, estoy un poco adolorido con lo que ha pasado, lo que han hecho ustedes con mi querido Nacional», dijo De Navas.

Otro personero consultado fue René Abeliuk, vicepresidente de Corfo: «Basta con ganar 1-0, si no se necesita más. No seamos demasiados exigentes. Lo importante es que estemos celebrando por fin, tener la copa».