Presentado por: Adidas
Saltar al contenido

La “confesión” de Patricio Yáñez por el penal contra Universitario en el Monumental que le permitió avanzar a Colo Colo el 91: “Medio chamullento, con VAR a lo mejor no valía”

Al momento de recordar el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores 1991 en que Colo Colo venció a Universitario de Lima en el Estadio Monumental, la memoria tiende a irse a la atajada de Daniel Morón al cabezazo de Andrés Balán González cuando el tiempo reglamentario ya se terminaba. Con aquella contención, el marcador se mantuvo 2-1 y ello permitió a los albos clasificar a los cuartos de final, instancia donde debió medirse ante Nacional de Montevideo.

Esa noche, la del 24 de abril de 1991, y ante poco más de 50 mil personas, Colo Colo partió ganando 1-0 con anotación de tiro libre de Rubén Espinoza a los 40’, en lo que parecía el inicio de un mero trámite que no fue tal dado que Balán González, a los 75’, puso el 1-1 que derivó en angustia: en ese momento se comenzó a revivir el desenlace ante Vasco da Gama en los octavos de final de la Copa Libertadores 1990, ocasión en que los albos ganaban 3-1 pero terminaron empatando 3-3 para luego quedar eliminados en los penales.

Con el marcador igualado 1-1 ante los peruanos, Colo Colo se fue al ataque hasta que el árbitro Juan Carlos Loustau sancionó penal en contra de Patricio Yáñez que el mismo Espinoza convirtió en el 2-1 final. Eso sí, a poco más de 30 años de este pleito, el Pato “confiesa”:

—Increíble. Partido que empatábamos… Me acuerdo que me hacen un penal ahí medio chamullento… Pero bueno, ya eso… con VAR a lo mejor no valía.

Ahondando el punto, Yáñez complementa sobre aquel penal: “Había que hacer pesar la localía y era un fútbol muy diferente a lo de hoy, donde los detalles, y donde tú pudieras explorar más allá de lo que es un arbitraje, había que ponerle… si todos los equipos que consiguen el éxito siempre le meten un poco más de lo normal de lo que tú ves. No todo es brillante, no todo tiene que ver con jugar bien y ganar, sino (que) había momentos donde teniai que ganar, donde tenías que apostar a como diera lugar, y dar un paso más que el rival para llegar”.

Patricio Yáñez se abraza con Marcelo Barticciotto la noche del 5 de junio de 1991. Foto: Archivo Copesa.

Yáñez recuerda que, en la antesala contra Universitario, “noté nerviosismo cuando llegamos a enfrentar esa etapa, que Colo Colo no había podido acceder el año anterior, que fue contra los peruanos. Ahí noté un nerviosismo. Noté, yo te diría, no rendimientos bajos, pero mucha presión, mucha tensión. De hecho, creo que fue el partido más complicado que tuvimos. Para mí ese fue un punto de inflexión”.

“La previa de ese partido, lo anterior, fue muy distinto a lo que eran los otros compromisos. Acá, ojo, había un poco más de seriedad. La broma se mantenía, la música estaba presente, cábalas entre comillas, pero todo como entendiendo que esto era clave. Así lo vi yo», explica el Pato.

«De hecho, una vez que dejamos a Universitario en el camino, yo creo que ahí ya tuvimos la confianza y comenzamos derechamente a pensar que podíamos ganar la Copa Libertadores de América”, sentencia.

Patricio Yáñez junto con Leonel Herrera y el ministro del Interior, Enrique Krauss. Más atrás observa el ministro de Economía, Carlos Ominami. Foto: Archivo Copesa.