Presentado por: Adidas
Saltar al contenido

El partido con rabia ante la UC: “Les hicimos cuatro con esto, con la camiseta”

Muy poco tiempo tuvo Colo Colo para festejar la Copa Libertadores que ganó el miércoles 5 de junio de 1991, pues apenas cuatro días más tarde, el domingo 9, debió jugar por el campeonato de primera división frente a Universidad Católica en el Estadio Monumental. Ello, a pesar de la intención de los albos de postergar dicho partido, lo que no fue concedido ni por la ANFP ni por los cruzados.

Que se tuviera que jugar aquel duelo contra la UC indignó en Colo Colo. “Nosotros estábamos molestos”, recuerda Lizardo Garrido.

En 1991, durante una conferencia de prensa anterior a la final contra Olimpia, el entonces presidente de Colo Colo, Eduardo Menichetti, arremetió contra la ANFP y Universidad Católica por negarse a la suspensión. Lo hizo en estos términos: “El actual directorio de la Asociación siempre ha dicho que quiere ayudar a Colo Colo, pero lo único que ha hecho es atacarlo”, y agregó que “en cuanto a Universidad Católica, ellos han sido muy poco generosos con nosotros, queriendo aprovecharse de esta situación para sacar provecho deportivo. La UC quiere el título a costa de nosotros. Colo Colo ha conseguido los suyos con su propio esfuerzo y sin tratar de perjudicar a nadie”.

Raúl Ormeño describe que tras la obtención de la Copa Libertadores, en el terreno local “sabíamos que nos querían matar, nosotros nos preparamos para esa guerra”, y que para aquel enfrentamiento ante los cruzados “sabíamos que teníamos que ganar”.

“Pasó lo que tenía que pasar”, añade el Chano, en referencia al desenlace del compromiso ante Universidad Católica: goleada 4-1 con anotaciones de Rubén Martínez (10’ y 67’), Leonel Herrera (57’) y Marcelo Barticciotto (72’). El gol del visitante fue marcado por José Percudani (18’). Ese día, al Monumental llegaron 31.083 personas, y el árbitro de este encendido pleito fue Hernán Silva. “Fue una victoria con mérito y fue una victoria justa”, dijo Mirko Jozic ese día en camarines.

Rubén Martínez, autor de un doblete ante los cruzados, recuerda: “Nosotros ganamos la Copa y el fin de semana estábamos jugando con Católica. O sea, el estadio estaba sucio, no habían sacado los papeles, y días después del logro como ese estábamos jugando con Católica, por el torneo nacional. Y sin entrenar. Y les hicimos cuatro con esto, con la camiseta, con la pasión, con la mística que tenía ese equipo”.

“Al otro día (de ganar la Libertadores) teníamos que entrenar porque la Católica no nos quiso suspender el partido del fin de semana, que les ganamos 4-1. Tuve la oportunidad de hacer un gol en ese partido”, acota Leonel Herrera.

“Católica no quiso suspender ese partido. Ellos dijeron o pensaron ‘los vamos a pillar cansados’. O ‘celebrados’. Ese era el pensamiento de ellos. Pero no fue así”, aporta Eduardo Vilches.

Eso sí, los jugadores de Universidad Católica tuvieron un gesto ese mismo día del pleito: formaron un pasillo para saludar a los campeones de América. De todos modos, no pudieron evitar la goleada en contra.

Al finalizar la temporada, Colo Colo se tituló campeón del torneo nacional 1991 con 44 puntos, mientras que el subcampeón fue Coquimbo Unido con 39. Los cruzados terminaron terceros con 38 ¿Y Universidad de Chile? Los azules finalizaron en el lugar 14° con 23 puntos y tuvieron que disputar la liguilla de promoción, que se disputó íntegramente en el Estadio Nacional, junto a Everton, Soinca Bata y Deportes Puerto Montt.