Presentado por: Adidas
Skip to content

El abrazo del archirrival: El saludo de la U a los campeones de América en 1991

Hoy sería una escena poco imaginable, y menos porque no quedaron registros más allá del testimonio de las personas involucradas y una fotografía que circula en internet. Pero sucedió el viernes 7 de junio de 1991 cuando un grupo de jugadores de Universidad de Chille más su cuerpo técnico llegaron hasta el Estadio Monumental para felicitar a Colo Colo, que dos días antes había conquistado la Copa Libertadores.

Tal como lo consignó La Tercera en 1991, Pedro Morales, Manuel Rodríguez Vega y Alberto Quintano estuvieron a la cabeza de la comitiva azul, la que se completó con los futbolistas Patricio Reyes, Juan Soto, Mariano Puyol, Horacio Rivas, Carlos Morales, Cristián Mora, además del capitán Roberto Reynero; y también concurrieron los cadetes de la U Mauricio Illesca y Gabriel Galindo.

“El día después de la Copa, íbamos a bajar a entrenar a la cancha y los dirigentes nos dicen que esperemos unos minutos porque iba a llegar alguien a visitarnos. Nos quedamos en el camarín y de repente entra el plantel con el cuerpo técnico de la U. Y ellos fueron, en forma privada, a felicitarnos por las cosas que habíamos conseguido”, rememora Leonel Herrera.

Eduardo Vilches recuerda el episodio: “Aparece el equipo Universidad de Chile felicitándonos en nuestro propio estadio, en nuestro propio camarín. El archirrival. Qué bonito, qué hermoso”.

“Eso es el fútbol. No es rivalidad, es competencia ¿Hay rivalidad? Sí en el campo de juego. Pero fuera no. Y no tiene que existir afuera. Menos en las barras”, reflexiona el Lalo.

“Íbamos a bajar a entrenar a la cancha y los dirigentes nos dicen que esperemos unos minutos porque iba a llegar alguien a visitarnos. Nos quedamos en el camarín y de repente entra el plantel con el cuerpo técnico de la U. Y ellos fueron, en forma privada, a felicitarnos» (Leonel Herrera).

Para Jaime Pizarro, en aquella época «éramos capaces de reconocernos más, de aceptarnos más y de disfrutar de un logro común».

Rubén Espinoza, por su parte, relata que “este equipo generaba una empatía muy grande. De hecho, cuando empezamos a pasar las etapas, no había quien no deseara… hinchas de clubes que no eran de Colo Colo que también bregaban para que Colo Colo fuera campeón. Eso también producto de la falta de objetivos anteriores y frustraciones”.

“Con los años nos tocó la experiencia de la gente que nos decía ‘soy hincha de la U, de la Católica, de Unión, pero en esos partidos de ustedes todos íbamos detrás de Colo Colo, de que lograra el objetivo, de que saliera campeón’”, evoca Herrera.

«Un momento muy simpático»

Desde el lado de Universidad de Chile, Mariano Puyol confidencia que «el autor intelectual de eso fue don Pedro Morales».

«Fue una situación que, en realidad, quien fue autor de esta gestión fue el entrenador de ese entonces de la U, don Pedro Morales. Él fue quien conversó con nosotros, con el plantel, y nos sugirió —me acuerdo— la iniciativa de ir a saludar al plantel de Colo Colo en el Estadio Monumental. Y fue bien tomada por todo el plantel, en realidad. No hubo ningún problema en ese sentido, nadie que se hubiese negado a ese acto, que lo hicimos muy sinceramente. La verdad es que fue un momento muy íntimo porque nadie supo. Fue todo el plantel. Fuimos después de un entrenamiento. Nosotros habíamos comunicado que íbamos a ir y nos estaba esperando el plantel. Fue un momento de mucha camaradería, que fue muy ameno», agrega el estandarte azul.

«No fue más allá de media hora, de veinte minutos. Se dieron los discursos que se dan en este tipo de cosas, de felicitar al rival. Fue muy ameno. Lo que me acuerdo es que fue un momento muy simpático por decirlo así, porque entre la seriedad del momento y del saludo, también hubo momento para tirar la talla», complementa.

Puyol explica sobre las gestiones: «Esto fue a nivel de coordinadores que se avisó que íbamos a ir. No hubo ningún contacto, al menos de mi parte, con la parte de ellos. Esto fue de coordinación a coordinación. Nosotros le pedimos a nuestro coordinador que comunicara que el plantel de la U los quería ir a saludar y que íbamos a ir ese día. Y asi fue. Fue muy ameno. Además que en esos tiempos estaba Ormeño, Garrido, Pizarro, Pato Yáñez y eran rivales que nosotros conocíamos de mucho tiempo». 

«En esos tiempos uno compartía con los rivales. Nosotros veníamos jugando desde cadetes juntos contra Ormeño, Lizardo Garrido, Chupete Hormazábal, qué se yo, y desués uno los enfrentó como profesionales. Pero el vínculo fuera de la cancha siempre fue muy armonioso. De hecho, he compartido mucho con Lizardo y con Ormeño cuando éramos jugadores en comidas y cosas así. La diferencia era que en los partidos, ahí nos matábamos», se explaya.

Puyol recuerda que él le habló a los jugadores albos, junto con Horacio Rivas y Pedro Morales: «Las típicas palabras de felicitaciones, que nos sentíamos muy representados por ellos por el fútbol chilenos. Pero fue muy franco, Realmente sentíamos que había que felicitarlos, si era un logro histórico para el fútbol chileno a nivel de club».