Presentado por: Adidas
Saltar al contenido

A 30 años de Colo Colo 1991: Las claves de por qué volver a ganar la Copa Libertadores parece hoy una quimera para el fútbol chileno

Desde la Copa Libertadores que ganó Colo Colo en 1991, el rendimiento de los clubes chilenos en el torneo apenas llega al 41,6%. Y al dividir este lapso en tres décadas, el peor tercio es el que va desde 2002 a la fecha. Allí, el porcentaje llega a un triste 37,6%.

Por año, los peores números responden al año 2004, donde nuestros elencos apenas pasaron el 14%. El mejor fue en 1997, cuando Colo Colo llegó a la semifinal tras dejar fuera a Universidad Católica en cuartos.

No obstante, los malos resultados deportivos contrastan con lo económico. Prueba de ello es que Chile tiene el tercer mejor contrato por televisión al año, lo que no se extiende a la cancha.

Por concepto de televisión, estos son los montos al año que reciben las ligas de la Conmebol:
1) Brasil: cerca de 400 millones de dólares.
2) Argentina: 110 millones de dólares.
3) Chile: 92 millones de dólares.
4) Colombia: 60 millones de dólares.
5) Uruguay: 42 millones de dólares.
6) Perú: 33 millones de dólares.
7) Ecuador: 26 millones de dólares.
8) Paraguay: 22 millones de dólares.
9) Venezuela: 20 millones de dólares.
10) Bolivia: 16 millones de dólares.

«Chile debería estar en el segundo lote de ligas sudamericanas, Colombia está por arriba y no tiene más historia que Chile, incluso hasta la liga paraguaya que está por debajo en poderío, pero sus equipos llegan más lejos», analizó en El Deportivo Claudio Coronel, ex director de programación de Fox para Latinoamérica y gerente de deportes del Grupo Nación de Paraguay.

Daniel Morón junto a la Copa Libertadores que ganó Colo Colo en 1991. De momento, se ve difícil que el fútbol chileno cobije en sus vitrinas otro trofeo como este.

En otro ítem, la moderna infraestructura deportiva en Chile (con estadios mayoritariamente remodelados o reconstruidos después del Mundial Femenino Sub 20 de 2008, la Copa América de 2015 y el Mundial Sub 17 del mismo año) también contrasta con lo que se ha acostumbrado a mostrar el fútbol chileno en la Libertadores.

«Los clubes chilenos tienen estructuras muy interesantes, sobre todo lo que quedó después de la Copa América de 2015, los estadios para los mundiales Sub 20, además de los grandes centros de entrenamiento que tienen equipos como Colo Colo y las dos universidades. Estructuras bastantes profesionales (…) les falta trasladar eso al ámbito deportivo», expone Coronel.

Y en contrapartida con los millonarios ingresos por televisión, la liga chilena es una de las que menos jugadores vende.

Según Transfermarkt, con 10 millones de dólares la liga chilena es la octava que más jugadores vendió durante la última temporada con 10 millones de dólares. Las ligas que anteceden a la nuestra son:
1) Brasil: 202 millones de dólares.
2) Argentina: 141 millones de dólares.
3) Serie B de Brasil: 37 millones de dólares.
4) Uruguay: 24,8 millones de dólares.
5) Colombia: 16,8 millones de dólares.
6) Ecuador: 15,8 millones de dólares.
7) Paraguay: 11,4 millones de dólares.

«Hay un contrasentido: en los tiempos donde hay más plata para los clubes es cuando menos fútbol se ve, menos calidad. Menos trabajo en divisiones menores, menos jugadores de proyección para vender a las cinco ligas más importantes», diagnostica Leonardo Véliz, finalista de la Copa Libertadores con Colo Colo en 1973.

«Brasil y Argentina tienen más materia prima en sus canteras. La cantidad de dinero que ingresó el fútbol chileno por concepto de televisión de alguna manera va en contra del talento del equipo», sostiene Fernando Ferrei, economista de la Consultora Pluri, el principal órgano de deportes y negocios de Brasil.

«El fútbol chileno tiene una deuda importante a nivel de clubes, no así a nivel selección», cierra Coronel.

Puedes leer la versión extendida de este contenido en El Deportivo.